VARICES

 

Las varices se producen por la dilatación del vaso sanguíneo de retorno o vena. Dicha dilatación provoca un antiestético color azulado y en ocasiones dolor, calambres, pesadez e hinchazón de piernas.

Mediante la esclerosis del vaso afectado, se consigue el colapso del mismo mejorando el aspecto visual, así como los síntomas asociados.

Consiste en la inyección intravenosa de productos apropiados (Etoxisclerol), utilizando unas agujas finísimas, para producir el colapso o cierre del vaso tratado.

 

La realización de una exploración previa (DOPPLER) al tratamiento, permite determinar la idoneidad del empleo de esta técnica.

 

La aplicación de la esclerosis es indolora para el paciente, pudiendo incorporarse a su actividad habitual, sin necesidad de reposo ni bajas laborales.

La esclerosis, al ser un tratamiento inyectado, no deja cicatrices.

 

Pueden tratarse varices finas (Varículas o Arañas vasculares), así como varices gruesas mediante la ESCLEROSIS CON ESPUMA.