5 de October del 2016

Repara tu piel después del verano

 

Te presentamos DNA Recovery Peel, un tratamiento fotorreparador.

Se trata de un peeling que conviene realizar después del verano para reparar todos los efectos nocivos del sol: sequedad, rugosidad, falta de flexibilidad, poros más abiertos…

El procedimiento es muy sencillo: en consulta te aplicamos sobre el rostro 2 capas de DNA Recovey Peel Solution, esperando tres minutos entre capa y capa. A continuación, se sellan dichas capas con DNA Recovery cream. En casa, a las ocho horas, te lavas bien la cara con abundante agua y listo.

Ventajas: la piel no se irrita ni se pela, consigues una piel más limpia, más suave, homogénea y tersa. Empiezas a ver estos efectos a las 48 horas, haciéndose más evidentes a la semana.

Los activos liposomados del peeling aceleran el recambio epidérmico mejorando la textura de la piel y unificando el tono cutáneo.