3 de April del 2018

Hilos tensores reafirmantes. Rejuvenecer desde dentro.

La Medicina Estética sigue innovando y desarrollando nuevos tratamientos  que nos acercan a combatir este problema. La flacidez facial es, sin duda, uno de los problemas que más nos preocupa, sobre todo a la población femenina. Podemos hablar de los “Hilos tensores” como técnica de elevación inmediata de la piel flácida, que además, estimula los tejidos internos  para seguir reafirmando la piel y corregir la flacidez, meses después de la desaparición de dichos hilos.

 

¿Qué son los hilos tensores?

El material del hilo es la Polidioxanona (PDO). Se trata de un material que se lleva utilizando desde hace mucho tiempo en las suturas cardiacas. Es un material biocompatible, reabsorbible y estéril; y por ello, un material seguro, sin problemas de rechazo ni alergias.

Estos hilos se aplican mediante una aguja o cánula muy fina, que se introduce en el tejido celular subcutáneo. Al retirar la aguja o cánula, la hebra de hilo queda por debajo de la piel, ejerciendo su efecto tensor, sin necesidad de anclaje. El hilo no se nota a la palpación, ni se transparenta.

 

¿Qué resultados podemos esperar?

El retensado de la piel es inmediato, consiguiendo unos resultados naturales y en armonía con la fisonomía de la persona.

El hilo se reabsorbe a los 6 meses, pero el efecto tensor  dura aproximadamente  1 año. Esto se debe a que la polidioxanona es un material capaz de producir colágeno y elastina alrededor del hilo insertado, formando una red o tejido de soporte de forma natural. A esto es a lo que llamamos “rejuvenecer desde dentro”, aunque el hilo se reabsorbe a los 6 meses, la elastina y el colágeno formados  mantienen la firmeza de la piel.

Cada paciente es único, la edad, fisonomía y grado de flacidez determinan  las áreas a tratar y el diseño de los puntos de entrada de los hilos.

 

Indicaciones de los hilos tensores:

     - Elevación, reparación y prevención  del descolgamiento gravitacional.

     - Recuperación del óvalo facial.

     - Reafirmación del cuello.

     - Elevación de cejas.

     - Elevación de mejillas.

     - Mejoría del surco nasogeniano.

 

Objetivo del tratamiento:

Recuperar  firmeza, tersura y  densidad cutánea. Todo ello gracias a un tratamiento seguro, sencillo, rápido, sin incisiones ni dolor.