Hilos tensores

hilos tensores

 

Son hilos de un material llamado Polidioxanona. Dicho material lleva utilizándose durante mucho tiempo en las suturas cardiacas. 

¿Qué efectos lograré con los hilos?

Efecto tensor inmediato y mantenido durante 1 año, gracias a un efecto lifting biológico, debido a la fabricación de nuevo colágeno y elastina alrededor del hilo implantado.

Tratamiento reparador del descolgamiento  gravitacional incipiente o evidente, a partir de los 40 años.

Prevención de arrugas y mejoría general del aspecto del rostro.

Retrasa la necesidad de un lifting quirúrgico.

 

El procedimiento tiene una duración aproximada de 30-60 minutos y el paciente puede incorporarse a su vida habitual de forma inmediata.

Procedimiento

Tras una evaluación inicial de la cara y el cuello, se realiza un diseño de las zonas a tratar, que variarán dependiendo de la edad, fisonomía y grado de flacidez cutánea.  Los hilos se introducen en el tejido celular subcutáneo gracias a una aguja o cánula que lleva el hilo enhebrado. Al retirar la aguja o cánula, el hilo queda por debajo de la piel, ejerciendo su efecto tensor, sin necesidad de anclajes, nudos, ni suturas.

El hilo implantado se reabsorbe al cabo de unos 6 meses, pero el efecto tensor se mantiene durante 1 año, gracias al tejido o red de sostén natural que provoca el hilo, lo que llamamos “lifting biológico”. Alrededor de cada hilo insertado, se forma una red de tejido fibrótico con nuevo colágeno y elastina. Esto proporciona un retensado duradero, una redensificación de la piel, una mejoría del aspecto externo de la piel, y sin duda, un excelente rejuvenecimiento cutáneo y un freno en el proceso normal del envejecimiento del rostro y cuello.

Podemos combinar hilos lisos, con hilos espiculados. Los primeros se colocan entrecruzados para mejorar las zonas con arrugas finas, mientras que los espiculados, se ubican estratégicamente para tensar donde la piel lo necesite.

La característica de los hilos espiculados es que la hebra tiene una especie de flecos de hilo en tres dimensiones. Estos flecos se abren como las varillas de un paraguas cuando insertamos el hilo, anclándose en el tejido celular subcutáneo, consiguiendo la tensión y firmeza que deseamos.

Devuelve la firmeza a la piel de tu rostro y cuello con los hilos tensores: Un tratamiento seguro y eficaz.

Es por tanto un material biocompatible, reabsorbible, estéril y sin problemas de alergias o rechazos.