17 de January del 2017

El antienvejecimiento sin agujas

 

¿Qué es PRX-T33?

 

Se trata de un peeling  a base de ácido tricloroacético (TCA) que, gracias al descubrimiento de su combinación con peróxido de hidrógeno, penetra rápidamente en la dermis, activando un proceso regenerativo sin agredir la epidermis.

En el PRX-T33 se combina TCA al 33% con agua oxigenada y ácido kójico al 5%. En esta fusión se encuentra lo novedoso de este tratamiento. El agua oxigenada combinada con el TCA minimiza los efectos agresivos del peeling, estimulando químicamente la dermis sin agredir ni exfoliar la epidermis.

El PRX-T33 favorece la estimulación de los fibroblastos y los factores de crecimiento sin generar inflamación ni dañar la piel.

 

 

¿Qué resultados obtenemos?

 

PRX-T33 consigue un efecto lifting inmediato que repara todos los signos del envejecimiento cutáneo con resultados visibles desde la primera sesión:

Las arrugas se reducen visiblemente. Es el único peeling que puede aplicarse en la pata de gallo, ojera y párpado superior, consiguiendo un cierto efecto de relleno y levantando la cola de la ceja.

Aumenta la calidad de la piel, aportando luminosidad, hidratación, claridad y uniformidad del tono cutáneo.

Reduce la flacidez, aportando firmeza, tonicidad y tersura, realzando los rasgos, tanto los pómulos como el óvalo facial.

Reduce notablemente las marcas de acné y cicatrices.

 

 

¿Qué ventajas tiene?

 

Es totalmente indoloro, no produce pelado, puede realizarse en cualquier época del año, incluso en verano (ya que no es fotosensibilizante), en todos los fototipos de piel, incluso en las pieles étnicas más oscuras, en ambos sexos y a cualquier edad.

Es un revolucionario tratamiento de biorevitalización cutánea que consigue un rejuvenecimiento inmediato y mantenido durante un mínimo de seis meses.

Puede combinarse sin problema  con otros tratamientos, potenciando los resultados de tratamientos habituales en  Medicina Estética, como son  los rellenos de ácido hialurónico, la mesoterapia con vitaminas o la toxina botulínica.

Después del tratamiento, el paciente puede continuar con su vida normal, sin hematomas ni inflamación.

¿Dispuesta a que las agujas del reloj giren en sentido contrario?