DRENAJE LINFATICO MANUAL

 

La palabra drenaje define claramente el proceso de dar salida a los líquidos acumulados anormalmente, permitiendo la recuperación de las zonas afectadas.

Incide directamente sobre el drenaje de la linfa, contribuyendo de manera decisiva y natural al equilibrio de los líquidos orgánicos, estimulando la circulación linfática y ayudando al organismo a reabsorber las acumulaciones de líquidos.

 

APLICACIONES DEL DRENAJE LINFATICO MANUAL (DLM):

  • Retención de líquidos durante el embarazo: Los cambios hormonales y la presión que ejerce el feto sobre los vasos lifáticos del vientre, hacen que la mujer experimente una retención de líquidos. El DLM reduce notablemente la hinchazón de piernas y las molestias.
  • Celulitis: Los lipedemas (Celulitis- acúmulos de grasa localizados principalmente en piernas, caderas y glúteos), comprimen los vasos linfáticos, dificultando la circulación de la linfa y aumentando la fragilidad de los capilares sanguíneos, teniendo más tendencia a hematomas a la más mínima presión.
  • Estrés: Debido a la técnica, lentitud, suavidad y monotonía de sus manipulaciones sobre la piel, el DLM induce fácilmente a la relajación e incluso al sueño, especialmente cuando se aplica en la cara, cabeza y nuca.
  • Acné: El DLM contribuye a eliminar las toxinas, influyendo directamente sobre la piel afectada debido a su efecto drenante y purificador. Actúa en la grasa de las células sebáceas y en los puntos negros, tan frecuentes durante la adolescencia.